11 noviembre 2010

Bando municipal con normas de conducta

Hace unos meses llegó a nuestras casas un papel impreso del ayuntamiento, estaba escrito en letra muy pequeña y, aunque solo ocupaba una página, estaba lleno de texto: era una larga lista de normas que debíamos seguir los ciudadanos de La Pobla de Segur en cuanto a lugares públicos, bares o establecimientos. La mayoría de estas normas son de sentido común: recoger los excrementos de nuestros perros, no tirar basura al suelo, etc. Otras eran más concretas, por ejemplo la prohibición de consumir bebidas alcohólicas a determinaras horas en la calle o la obligación de no hacer ruido a altas horas de la noche, entre otras.

A pesar de que todas estas normas están muy bien, se ciñen mucho al código civil y son muy respetables y completamente necesarias de cumplir, no creo que este bando sea la mejor forma de hacer que la gente las acate. En mi casa, por ejemplo, el papel llegó una mañana cualquiera y mi madre lo colgó en la nevera para que toda la familia lo leyera. Ella lo leyó entero, mi padre a medias y yo por encima. A día de hoy, para escribir este texto, no he sido capaz de encontrarlo. Además, estoy segura de que la gente que nunca ha cumplido lo que decía en bando sigue sin hacerlo, y las personas que siempre lo han hecho, siguen haciéndolo.

No digo que enviar este papel esté mal, al contrario, estoy totalmente a favor de que se informe a la población y se intente persuadirla para que se comporte de un modo adecuado, pero mi sentido común me dice que enviar estos bandos tan bien hechos y redactados y no hacer nada para que se cumpla más que enviarlo y esperar a que la gente lo lea es inútil. Así, en conclusión, yo me ahorraría la tinta, que es cara como si estuviera echa de sangre de unicornio, y pondría más papeleras, arreglaría las zonas verdes (y destrozadas) de nuestro bonito pueblo y montaría un proyecto para una sala para jóvenes o una biblioteca nueva.