21 febrero 2014

LOS TOROS: ¿TRADICIÓN CULTURAL O CRUELDAD CONTRA LOS ANIMALES?


En primer lugar, los toros es una tradición española muy popular en todo el mundo. El toro tiene un símbolo de bravura, fuerza y belleza en España. De ahí proviene su nombre “toro bravo”.  Esta tradición tiene lugar en una plaza donde un torero lucha contra un toro y lo mata. Este debe tener la habilidad para engañar al animal. Muchas personas lo consideran una lucha emocionante dando gritos alegres. Aunque sea muy espectacular, es una tradición muy polémica. Algunos lo consideran un arte o y otros lo consideran una crueldad. De esta manera, se pueden encontrar opiniones a favor y en contra.

Si lo miramos des de un punto de vista cultural, observamos que puede ser muy importante para la cultura española. Muchas veces atrae a los extranjeros en nuestro país. En realidad, el público sabe cuál será el destino del toro. Entonces, ¿qué sentido tiene verlo si ya se sabe el final? Un claro ejemplo: Un día vamos al cine a ver una película muy interesante. Esta trata sobre caballeros que luchan. Antes de entrar nos dan un folleto donde nos cuentan el final. ¿Valdría la pena quedarse a verla? Yo creo que no. Pues pasa lo mismo con esta tradición, en la cual observamos diferentes aspectos. Mientras el toro sufre, la gente aplaude y se ríe de él. Esto nos demuestra claramente el carácter que tienen de las personas. Las cuales no tienen sentimientos y lo único que saben hacer es alegrarse por ver sufrir a un ser humano. El torero tortura al toro hasta conseguir su objetivo: travesar el corazón de un ser vivo. Aunque él también sufra, es quien se considera el “héroe” final. Mucha gente no sabe por dónde pasa el toro y, cuando viene a España, paga para verlo e invierte en la realización de esta tortura. ¿Se puede considerar conmovedor maltratar a un animal hasta conseguir su muerte? Des de mi punto de vista es patético.

En conclusión, la tauromaquia es una práctica ridícula en todos los aspectos. A la vez, es un desperdicio de animales y dinero. El derecho de los animales no es una cuestión territorial o regional, si no ¡universal y mundial! Pienso que la gente debería cambiar su mentalidad en esta crueldad de “tradición”. Es absurdo pagar por ver sufrir a un animal.

1 comentario:

Teresa dijo...

Correcto.